jueves, 10 de enero de 2013

EL TOPOLINO QUE MIRABA HACIA LA CALLE.


        
                                                      
Me puedo imaginar la expresión del tapicero, cuando vió que el cliente se giraba hacia él con el rostro sombrio y decía, después de mirar hacia la ventana:

  - Es que, aquí sentado no puedo ver la calle..., lo quiero más alto. 

Y es que el Topolino es un orejero pequeño, reducido pero muy acogedor, es un orejero con una altura de asiento normal y que cabe en cualquier sitio, en una salita o en un rinconcito del dormitorio. A veces, he llegado a pensar que era el orejero que compraba la gente que llegaba a la ciudad desde el campo, gente de talla menuda y trabajadora, que con el tiempo adquirían sus pisos en la ciudad y los amueblaban, poco a poco, con mimo y cariño, sin ostentación pero con mucha dignidad. 
   - Es que no puedo ver la calle... -repitió el cliente- lo quiero más alto.
No había más que hablar, pero hubiese sido interesante hablar antes de encargar el Topolino, se habría podido hacer otro modelo de sentada más alta y no habría hecho falta, traer el silloncito, recién tapizado y aún por estrenar, a la vieja carpintería para que le cambiase las patas.

El Topolino ya con sus nuevas patas,
esas con las que ya se podrá asomar a la calle.
   
Lo que cuelga a la izquierda, es el forro inferior,
después de pulimentar las patas,se volverá a reponer.
                                      
  Doy por sentado que el cliente podrá  ver la calle, el trasiego de los vecinos, el deambular de los perros y el circular lento y al tiempo desesperado de los conductores buscando aparcamiento..., pero, posiblemente, yo no cobre ni la hora de trabajo, ni las patas nuevas, puede que el pulimentador no cobre su trabajo y, casi seguro que, mi cliente no le podrá cobrar los tres portes..., porque a veces, los talleres pequeños y humildes también cumplimos con las garantías como Ikea o El Corte Inglés...., pero sin tanto bombo y platillo.

9 comentarios:

  1. Ha quedado precioso tapizado en Toile de jouy y sustituirle las patas para subirlo de altura, eso no lo hacen las grandes superficies. Esa es tu ventaja, la personalización. ¡Buen trabajo!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Deco y gracias por recordarme el nombre del tejido, sabía que era muy conocido pero no recordaba el nombre.
    Ah...., y bienvenido tu primer comment.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los orejeros y este es precioso. Algún día, debo tener uno pero debes hacerlo tu (no me confío de otro...). En Ikea nunca compraría un mueble - Un buen mueble es "único" , no es un objeto en serie... y un orejero debe tener mucha personalidad.
    Un saludo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marga, este modelo,el Topolino es todo un icono, de esos anonimos, pero icono en toda regla...,y desde luego este cliente si que va a tener un orejero único, no hay ningún Topolino con esas patas y esa altura.
      Un abrazoooo...¡¡¡¡

      Eliminar
  4. Hola Pedro.
    Estas adaptaciones personalizadas enaltecen los oficios... aunque sean de gratis :(
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Heyyyy Tapestry...., la verdad es que hice el apaño con buena voluntad, incluso tuve una visita, un jubilado de banca que me observaba muy serio, hasta que al final preguntó.
      - ¿A ti quien te ha enseñado el oficio...?.
      - Pues mi padre.
      - Ya decía yo.
      Todo un piropo Tapestry.., lo malo es que no recuerdo exactamente la expresión que usó....,pero se que me gustó.

      Eliminar
  5. Me encanta ese sillón Pedro.Y con el toule de jouy queda espectacular.
    Esas patas debería pagarlas el cliente sin rechistar, pero seguramente que el tapicero ni se lo reclame.Eso se llama servicio, y es una de las razones por las que acudir a los talleres(un buen servicio digo, no las patas gratis ;)).Demuestra que el fin real no es el dinero sino complacer al cliente.Aunque se quede uno un poco con cara de tonto.
    saludos Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu apreciación Oscar y como sabes de que va el asunto al decir "que el tapicero ni se lo reclame..."..., y mira que casualidad, algo tendrá el toule de jouy que ayer mismo me llamóuna persona interesada por el silloncito...,de algo van sirviendo los post,¿eh Oscar...?.

      Eliminar
    2. el toule es una tela preciosa.Y le queda muy bien al topolino.Me alegra que te salgan trabajos a través del blog.Sin duda te lo mereces.

      Eliminar