lunes, 20 de abril de 2015

EL ESQUELETERO QUE SOÑABA DEMASIADO.



   
 
   El esqueletero apenas si fue consciente, pero en su rostro asomó una sonrisa cuando terminó de trazar la ultima de las dogas de un nuevo modelo de sofá con planta curva, para Cristina, fue en ese momento cuando giró la cabeza y vió en una esquina del viejo taller de esqueletaje, a su replica del Papa Bear de Hans Wegner, junto a su custom.
  Es posible que el esqueletero girase la cabeza porque escuchó el siseo de la conversación entre la maquina y el armazón, un siseo que realmente sonaba en su mente demasiado soñadora y muchas veces demasiado alejada de la realidad, pero era en esos momentos de abstracción cuando la sonrisa permanecía en su rostro durante mas tiempo. Miraba al Papa Bear y tenia la certeza de que solo él lo fabricaba en todo el país, imaginaba al Poeten o a la Pelikano y volvía a tener esa certeza.
 Una convicción llena de humildad y de emoción, aquellos iconos de épocas pasadas le habían dado vida y poco a poco iba creando una atmosfera nueva, mas pura, mas estimulante y novedosa, inimaginable unos años atrás, cuando el esqueletero no sabia que los armazones tenían alma. 

martes, 7 de abril de 2015

UN AUSTRALIANO EN GUERNICA.





     Han sido varias semanas durmiendo junto al primer Wing Chair que fabriqué, inspirándome en el icono de Grant Featherston.
 Noches en las que he descubierto que el hijo del Wing Chair podía convertirse en uno de los orejeros con mas estilo y comodidad de todo el mundo, con tan solo unos leves retoques, con unas sutiles mejoras.
  Ahora, en el nuevo Wing Chair, la espalda llega enseguida al guardariñon y la nuca se posa con suavidad sobre un arco que se cierra y que envuelve  dócilmente, entre unas orejas que también se han replegado, buscando crear un cuenco acogedor, sin aristas ni ángulos abruptos que se sustenta en un nuevo fuste, en una cruceta mas solida y fiable.
  El Wing Chair parece haberse encogido ligeramente, quizás para poder moverse por todos los hogares, para poder esconderse en cualquier habitación, para colarse entre las puertas mas estrechas..., para no dejar ni un solo rincón sin su momento de relax y calma.



 

  Las líneas de las costuras fluirán sobre unos reposabrazos que han crecido para que las muñecas descansen, para que los codos se apoyen o para que las manos ayuden a levantarse cuando cese el descanso y el sosiego que rezuma de ese orejero australiano que llegó a Guernica buscando a Ainhoa.