jueves, 29 de agosto de 2013

ARCHITECTURAL DIGEST Y NUEVO ESTILO, NUMEROS DE SEPTIEMBRE.







    Como suele ser habitual AD le gana la portada a Nuevo Estilo, es mas audaz, mas atrevida y colorista, está más viva. En su editorial Montse Cuesta nos habla de las casas que podremos encontrar entre sus paginas y viene a decir que las casas frías y asepticas ya no están de moda, que ahora priman las decoraciones calidas y con vida, con alma..., con la vida que aporta la madera, sin embargo cuando ojeo esas casas vuelvo a sentir un extralo distanciamiento, todo lo que veo es exceso y casi que excentricidad, desde luego vuelvo a ver vintage a raudales, pasión por lo retro y por el metal estampado con formas de Xavier Pauchard. Y puede que las casa mas cálida y acogedora sea la de Dan O,kelly, un creativo que ha impregando su caso con el aroma de la Naturaleza, con la sugerencia de un ambiente sereno y tranquilo, es posible que soso pero gozosamente alejado de las otras explosiones de colores, del abigarramiento de mobiliario, del anhelo de tenerlo todo. Me gusta la casa de Dan, tan solo le hace falta un toque de pimienta o de sal, o puede que el soplo de la brisa de levante..., aunque Amsterdam quede tan lejos del mediterraneo.









   Nuevo Estilo abre este numero dando las gracias septiembre y a todos los encuentros creativos que alberga este mes y poco despues nos alegra la vista con una recreacion mas del Chester, con un sofá de Designers Guild a un precio brutal y desorbitado, 4.838 euros para un sofá que estoy cansado de hacer en el viejo taller de esqueletaje. 



   Continuando el paseo entre sus paginas nos vamos relajando, Nuevo Estilo se acerca un poco mas a la realidad que podemos encontrarnos a nuestro alrededor, pero sin dejar de destilar buen gusto y estilo, como no podía ser de otra manera. Y en el apartado de grandes maestros, la revista nos hace un regalito para refrescar la memoria. Ana Isabel Hernandez realiza una sucinta sinopsis de la historia del matrimonio Eames y entre las fotografias podemos encontrarnos lo mas representativo de este brillante y creativo matrimonio, el misterioso mirlo negro, la inconfundible y mitica Longue Chair, su balancin de fibra de vidrio, la Plywood Chair...




   Pero hay veces que el texto se diluye, que los nombres de las decoradoras y decoradores se olviden, que creativos y diseñadores queden en el olvido y nuestros ojos tan solo busquen lo hermoso, lo bello, lo actractivo, lo que nos hace sonreir, lo que cautiva nuestros sentidos......, y si algo hay en estas dos revistas que logre todo ese cumulo de emociones, son sus fotografias............, aunque a veces, cuando mi madre ojea alguna de estas revistas no puede evitar murmurar.
   - Pobre de quien tenga que limpiar y quitar el polvo. 











jueves, 8 de agosto de 2013

COLMENAS MUERTAS, MADERA MUERTA.



   El viejo taller de esqueletaje está cerrado, con Duna cubierta por su lona y con las máquinas calladas, en silencio..., aunque me puedo imaginar los sonidos que atraviesan los muros de ladrillo macizo. Recreo esos sonidos durante unos instantes hasta que me encuentro con las viejas colmenas, olvidadas y abandonados junto a una coscoja que crece sobre una tierra agradable, rojiza y de textura esponjosa. Una tierra que se escurre entre los dedos como lo haria la arena de un reloj.
  Me acuclillo junto a ellas y observo la madera muerta, gris y agrietada. Pienso en Clara y en Dana y dudo de que ni la magia que rezuman las manos de estas mujeres podría devolver la vida a estas tablillas que en su día albergaron a centenares de abejas.

                                 







    La manada se acerca curiosa y se roza contra mi, percibo sus alientos calientes junto a mis orejas y sus cuerpos ardientes pegados a mis brazos. Jadean y olisquean los rastros de los conejos, gimotean y escucho el murmullo del pinar, la brisa mece sus aciculas y me cuentan la historia de las colmenas, de esas abejas que extrajeron de sus nectares sustancias con las que impregnaron el interior de esas colmenas. Antibioticos naturales que mantenían la colonia protegida contra las bacterias, me cuentan también que las  abejas ya estan muertas, obreras y reinas, todas volaron entre aquellos pinares, entre los bancales de naranjos y entre las matas de tomillos y romeros. De esas colmenas se recolectó miel de azahar y miel de tomillo, miel de romero y milflores. Ellos, los pinos, lo saben...., siento que me miran y escuchó el silvido de los estorninos, el carraspeo de las urracas y el jadeo continuo de la manada a mi alrededor..., escucho de nuevo el silvido de los estorninos y me recorre un escalofrio, durante unos instantes pierdo la noción del tiempo y creo que el otoño ya ha llegado subitamente, veo la atmosfera demasiado limpida, sin ese velo turbio del verano mediterraneo, veo las nubes volando por encima del pinar y logro sonreir al recordar el aroma del café en las tardes otoñales, vuelvo a sentirme como el ultimo humano vivo del planeta y continuamos el paseo.




   Mia rodea nerviosa una mata, mueve la cola y el conejo salta sobre esa misma tierra rojiza que Norton, el galgo, desgarra con su arrancada.
   - ¡¡Ahí va, ahí va...!!!!.