jueves, 4 de octubre de 2012

AD,Architectural Digest, octubre 2012.



 
  Si en el mes de septiembre AD nos daba un baño de colores para mitigar el trauma post vacacional y nos enseñaba una portada colorista y alegre, en este mes de octubre vuelve con una portada preciosa, rosada y erótica, casi provocativa y con el foco de atención centrado en un sofá diseñado por el genial Dalí, que reposa, casi lascivo, en uno de los salones de la casa de Diane Von Furstenberg
  Sobre esos enormes labios podremos distinguir un cojín, un cuadrante con motivos blancos y negros; el mismo tejido de unas sillas que rodearán a una elegante y sutil mesa de cristal sustentada por un árbol, por un entramado de ramas y raíces que ya no se hunden en la tierra y que no alimentan a ninguna hoja verde, pero que recuerda a esas acacias, a cuyas ramas  trepan los leopardos cargados con sus gacelas degolladas, allí en el  continente Madre, para después inspirar a diseñadores  y creativos que llenarán las paginas de AD con sus felinos estampados, otra tendencia que  llega con fuerza pero que, al  tiempo, inquieta. En la mente de homo, en sus rincones más profundos, la piel del leopardo sigue despertando el miedo, la angustia ante el predador que se confundía entre las sombras de la sabana.


   Pero cuando seguimos ojeando este número de octubre, descubrimos que ya estamos muy alejados de la sabana y de nuestros ancestros y los gurús ya no son hechiceros que agitan plumeros y sonajeros repletos de huesecillos y colmillos. Los gurús diseñaron iconos entre los años 50 y 70 y AD los recupera para el lector, dedicando unas páginas a Mies Van der Rohe y a Marcel Breuer, más vigentes que nunca. Los dos trabajaron el acero cromado y crearon formas sinuosas que siguen hipnotizando, que siguen gustando y que permanecen inalterables. 



   Pero se podría decir que AD no deja lugar a la vulgaridad y sus páginas rezuman tendencias, modas, elegancia, las huellas de esos gurús de la moda, de la decoración, del diseño…, y el vintage está más vivo que nunca, aparece en muchas de las casas a las que nos invita a visitar, incluso descubro una pareja de Papa Bear, un par de sillones muy interesantes diseñados con el mimo habitual de Hans Wegner y que se acerca a las características de ese vintage resucitado.


   El Papa Bear es un sillón grande, amplio, quizás con demasiado volumen en la parte alta del respaldo y con formas algo estáticas pero compensadas por esos brazos que surgen hacia delante, cerrando el espacio y rematados con unas piezas de madera vista que garantizarán que, la persona que reposaba, pueda apoyarse en ellos para levantarse. Realmente, más allá de su funcionalidad, esos remates en madera son como una especie de guiño de Wegner a su propia esencia, a su pasión por trabajar con la madera desnuda y tan sólo arropada por la cuerda o la pita. Al genial creador no le gustaba demasiado recubrir sus creaciones con telas…, pero el Papa Bear fue la cómoda y cálida excepción. Por cierto, hace ya semanas que estoy planteándome fabricar uno de estos Papa Bear, un día de estos me pongo a diseñar las plantillas.
   Y hablando de Wegner, no se que pensaría si hubiese ojeado el catalogo de El Corte Inglés, que este mes acompaña a AD. Un catálogo que deja entrever que el gigante también ha sentido la dentellada de la crisis y se lanza a promocionar sus complementos del hogar de la mano de las revistas de decoración mas prestigiosas. Citaba a Wegner porque en el catálogo se cuela un chirriante gazapo…, bueno, realmente dos. En la colección Urban-class se nos presenta a la legendaria silla CH-24 de Wegner con nuevo nombre y nuevo acabado, se habla del sillón Shangai en madera de teka recuperada,  cambio de nombre, incluso, cambio de materia prima. 
   La silla Whysbonne, como también se la conoce, siempre se realizó con maderas de origen danés como el haya, el fresno o el arce…., y no con maderas asiáticas. El segundo gazapo surge en la sección de regalos en forma de un galgo de resina, que habría comprado gozosamente de no ver unas horripilantes orejas, larguísimas, onduladas e insultantes. ¿Dónde quedan esas rosetas tan características de los galgos, de los lebreles…?, ¿ dónde quedan esas orejas plegadas contra el cráneo y que dotan a los galgos de esa expresión tan especial…?, ¿en el olvido o en la ignorancia…?.

16 comentarios:

  1. Reconozco que la decoración, o incluso el vestir, tipo "leopardo" no está dentro de mis gustos, pero desde el respeto todo es viable, no?.
    Y como todo lo es, desde que empezaste a escribir sobre los contenidos de las revistas y mostrándonos la "historia" de algunas piezas, también he ido aprendiendo cosas que, antes, desconocía por completo.
    Así he podido reconocer, en la página dedicada a Mies Van der Roe, una de sus creaciones. El sillón de metal y cuero negro se llama Barcelona y fue creado, por este diseñador, en 1929, ahí es nada. ¡Y tan moderno que parece, eh!
    Por tanto, te animo a seguir ilustrándonos sobre estos temas. Siempre se aprende algo y, sobre todo, fomenta la curiosidad.
    Bss, xiquet.

    ResponderEliminar
  2. Maria, sabes que a mi me gustan los toques, ancestrales, etnicos, tribales...,pero son "toques", no obstante le belleza de esas motas felinas son incuestionables,así lo quiso la Madre Naturaleza al seleccionar ese manto. Y si Maria, yo también estoy aprendiendo mucho y en la foto de Marcel Breuer también nos encontramos con su admirado Wassily, pero ese modelo que te ha llamado la ateción de Van der Roe es la famosa silla modelo Barcelona, otro iconoooo...¡¡¡¡, por cierto, ¿cuando nos embarcamos en el proyecto New Papa Bear...?., je, je, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, cuando quieras. Tú me dices y te lleno el correo con información, fotos y lo que encuetre; ya sabes que "buscar" es lo mío, jeje.

      Por cierto, habrás visto por ahí que esas maderas vistas de los reposabrazos también tienen su "puntito rebelde", no?. No recuerdo ahora, pero en alguna foto, entrevista o vete tú a saber, se veía a Wegner colocando su pierna ahí arriba. Cuando lo vi pensé: "Si lo llega a saber mi madre, en mis tiempos de adolescente, le pega una tabla al reposabrazos del sofá" jeje...y es que, por mi manía de ver la tele, con la pierna subida en el reposabrazos, terminé por desgastar el tapizado hasta que no tuvo remedio.

      Ah, otra cosa..no es que no me gusten los leopardos, claro que sí...de lejos, siempre por si acaso, jaja. Pero ya ves tú, manías mías...lo del estampado tipo leopardo como que no me va y mucho menos para vestir. No me hacen falta ese tipo de vestiduras para que me llamen "fiera", jaja.

      Besos, xiquet...ese Papa Bear quedaría de vicio en esa habitación tuya que aún no te animas a decorar, ¿a que sí?...¿aceptamos Papa Bear como proyecto de otoño?. Anímate, jeje.

      Eliminar
    2. MAria estos dias vuelvo a darles vueltas al tema de la habitacion-estudio-dormitorio......., y es verdad, el Papa Bear podría quedar muy bien, aunque a mi me gusta mas nuestro R-160, es mas desenfadado y gracioso..., pero el proyecto del oso otoñal queda ahí, a la vista. Ya he hablado con Jose Castillo y posiblemente lo tapizaría él.

      Eliminar
    3. Jose Castillo lo hará muy bien. ¿Ya has pensado el color?. ¿ocres, naranjas, marrones? ¿colores manchegos por casualidad?, jeje.

      Eliminar
    4. Bueno Maria,sabes que me gustan mucho los ocres, los marrones,los colores de la tierra y claro............., los manchegos también........

      Eliminar
  3. Que buena revista es AD.Interesante post, como siempre.
    Hace tiempo que pienso en una variante de la silla Barcelona,pero con la tijera en madera.pero no se si se me va mucho la olla.Tu que dices Pedro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que casualidad Oscar que me hables de realizar una "silla BArcelona" en madera,hace unas semanas me lo sugirió una joven diseñadora. Se podría hacer, pero como bien apuntas el punto critico está en la tijera, habia pensado colocar unos pasadores metalicos para fijar el aspa y al tiempo aumentar la sección de la madera, sería en haya y para acabado pulimentado...., Oscar,la "olla" no se te va, se podría hacer.............

      Eliminar
  4. Excelente post. La revista AD es mi favorita, yo suelo comprar casa diez, cosas de casa, mi casa, casa al día y ad, no compro todos los meses todas, porque la colección que tengo ya es enorme y no tengo espacio para guardar tanta revista, me da pena tirarlas, porque son enormes fuentes de inspiración, incluso pasados los años.

    Creo que AD es la revista de decoración por excelencia, en este momento en el que lo vintage es tendencia y esta revista apuesta muchísimo por ese estilo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me olvidé decir que siempre he querido tener un sofá en forma de labios, pero se ve que mis gustos no son aceptados por mi pareja... mala suerte!! tendré que conformarme con mi chaise longe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lorena, que guay que comentes, por cierto, cuando visité tu blog me quedé alucinado de la energia que desprende, parece un huracan de imagenes, de efectos, de pasión, de dinamismo....., es una pasada. Coincido en reconecer que AD inspira bastante, está siempre en la cresta de las tendencias y pisa el acelerador en el tema. Creo que tiene dos aspectos intereseantes, por un lado tiene bastantes entrevistas a personas "accesibles" y por otra te muestra las casas de otras personas un poco mas encumbradas, pero bueno, hay que leer y empaparse de las revistas si se quiere estar al día y tener un criterio minimamente fundamentado. Por cierto, el día que tu pareja tenga el dia tonto y ceda con el sofá Daliniano........, yo te lo hago. Beeeesooossss...¡¡¡¡¡

      Eliminar
  6. Como siempre me ha encantado leer tu post y la ultima parte (lo del catalogo de EL.C.I.)me parece una muy buena obsevación, dada por un experto como tu.La Wishbone chair es una de mis piezas de decoración más admiradas.

    Un saludo y que pases un feliz finde!!

    ResponderEliminar
  7. Por cierto se me olvidaba...Felicidades por tu fantástica entrevista en el blog de Jürgen de Wunderkamer!!!

    ResponderEliminar
  8. Kat, ¿yo un experto...?je, je,je...,muchas gracias, yo creo que es mas una cuestión de observación y la wyshbone es inconfundible y está vigente, raro es el numero de culaquier revista de decoración en la que no aparezca en algun salón. Y si, para mi fue un gozo que Jurgen me dedicase ese espacio, es un gesto lleno de sinceridad y de amistad, aunque de momento todo sea virtualidad, pero una virtualidad con calor humano.
    Ah y desde el jueves estoy de finde, estoy a la espera de que me confirmen 4 sofás y me he quedado sin marcha,así que me dije, "al campo con los perros...¡¡¡¡"

    ResponderEliminar
  9. Vaya, me vas a poner rojo, Pedro...
    En cuanto a la entrada, gracias porque así no nos perdemos del todo la AD cuando no podemos comprarla. Y además tus comentarios no tienen precio.
    Que pases una buena tarde de domingo!
    Jürgen

    ResponderEliminar
  10. Pues pongamonos rojos Jurgen, ese quieredecir que aún nos conmueven las emociones, je,je,je...¡¡¡¡.
    Aquí luce un domingo radiante de sol y de calma, una calma que aquieta hasta el espiritu...., y por las noches unos coros de grillos deliciosos.

    ResponderEliminar