sábado, 29 de septiembre de 2012

RETAPIZANDO UN BAÑERA EN TAPIZADOS CASTILLO.




   José Castillo me ayudada a colocar unas patas Chippendale a unos sillones Rosie, que él mismo había tapizado con muelles, unos cuantos años antes y que yo había cortado. La preparada elástica estaba firme y en su sitio pero los clientes habían decidido cambiar la tela y, de paso, las patas. Por cierto, el Rosie era realmente un Capri, pero Castillo lo llamaba así en su catálogo de tapizados.
   - Bueno…, ¿y de qué estás escribiendo ahora…? –me preguntó.
   - Pues ya llevo dándole vueltas unos días y me gustaría hablar de los bañeras, la verdad es que creo que se me olvidó hablar de ellos en el post de los iconos tapizados.
   - ¿Del bañera…?, joder, pues ahora mismo tengo dos elásticos que acabamos de retapizar, lo malo es que ya está tapizado y no le he hecho de la restauración.
   - ¡¡¡ Fotos, quiero fotos…!!!, ah y quiero una donde se vea como se hunde la platabanda –exclamé como poseso y, poco después, José me las envió por email. Pero antes de marcharse estuvimos un rato charlando en la puerta del taller, lo suficiente para que en ese momento pasase en coche una joven diseñadora a la que le he hecho algunas cosas.
   -¡ Uf, como te ha saludado…!-bromeó José.
   - Nada, que ella es así…., muy efusiva.


 La platabanda cedé por debajo del cojín,
 son los muelles comprimiéndose.
                     
 
   Ya desde muy pequeño oía a mi padre hablar de los sofás bañera; realmente son otro icono del mueble tapizado, son piezas muy elegantes, de respaldos bajos y brazos estilizados a la misma altura que los copetes. Esos brazos podían dibujar un ligero arco hacia fuera o podían elevarse rectos, entonces se le llamaba bañera recto. También existía la variante de cerrado o abierto, la definición se refería  a la forma de rematar la unión de brazo y respaldo, podían ensamblarse formando una línea contínua alrededor de todo el sofá o quedarse separados, entonces es cuando se les llamaba abiertos, como los que ha retapizado José Castillo. 

      Se puede apreciar como respaldo
          y brazo no se unen, dejando abierto
   ese hueco.


   Mi padre también fabricaba un bañera especial para la firma Villa Garnelo, era el llamado bañera voluta, en este caso, tanto brazo como respaldo iba guarnecido con una moldura de madera redondeada. Era muy elegante y ese rulo le aportaba dulzura, suavizaba el clásico dominio de las rectas en esos sofás. Recuerdo que Villa Garnelo englobaba a su colección de sofás bañera con la definición Luis XVI.
  La verdad es que hace tiempo que no hago ningún bañera; son las cosas de las tendencias y las modas pero, desde luego, es un modelo que se sigue viendo en muchos salones y que, realmente, inspira a muchos modelos actuales de rabiosas líneas rectas, pero estos modelos actuales resultan estáticos y pesados, en ningún momento alcanzan la elegancia de los estilizados bañeras de siempre.


6 comentarios:

  1. Con la de bañeras que habré tapizado y ahora casi ni se ven, se podría decir que han sido los precursores de los sofás rectilíneos de moda que mentas.
    En la empresa hacemos una variante de brazos y respaldo inmensos que resulta abrumador una vez que te sientas. Si te pasas por la exposición lo verás vestido de rosa ;)
    Un saludo Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su momento causaron furor, Tapestry, pero a mi me siguen gustando por su sencillez, me pasaré a ver ese rosado.

      Eliminar
  2. Realmente precioso.Ando yo queriendo hacer un modelo nuevo para vender y la idea es como este,pero con varios quadrantes en el respaldo en lugar de los dos cojines.Pero viendo esta hermosura,ahora dudo.No se como lo haces, pero siempre consigues transmitir la esencia de los muebles que muestras.Yo diria que ennobleces la figura del sofá,tan y tan castigada los ultimos años.Gran trabajo,si señor.Un saludo Pedro.
    Una pregunta,ese asiento es confortable?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oscar.
      Te digo lo mismo que a Pedro, pásate por la exposición y echa un vistazo al modelo que le digo, a ver si te aclara alguna idea ;)
      En otro orden de cosas y siguiendo en la línea de meterme donde no me llaman, te diré que, para mi gusto, el asiento elástico proporciona una sentada que difícilmente conseguirás con el cinchado, pero no deja de ser otra opinión personal...
      Un saludo a ambos.

      Eliminar
  3. Tapestry, ¿que es eso de meterte en dondeno se te llama...?, si hablar de asientos elasticos no es tema vuestro....,a me dirás. Como siempre,opiniones miles,pero sentarte en un elastico auténtico, de muelle alto, tiene su feeling. El cojín no te aprisiona tanto como con el cinchado y notas esa "dulzura" tipica del muelle. Es posible que para personas mayores que necesitaen ayuda para levantarse o con problemas de movilidad sera mejor un cinchado con cojín de alta densidad...,pero nadie puede negar la especial "sentada" del muelle.
    Oscar,la idea de los cuadrantes es buena, pero yo creo que se usan mas cuando los sofás son muy hondos de asiento o cuando tienen el respaldo fijo, pero haz caso a Tapestry y pasate por su exposición.

    ResponderEliminar
  4. No, si está claro que donde se ponga el muelle que se quite la cincha.Umm..creo que nos se me entendió.Preguntaba si la parte del frente de los muelles era independiente del resto de muelles,no si era más cómodo.Y respecto a los cojines,sí,necesita algo más de fondo si quieres amorrar los cuadrantes.Pero no demasiado, a 95 o un metro de fondo total como mucho.saludos

    ResponderEliminar