lunes, 23 de julio de 2012

LA RINCONERA DE MARIANGELES Y LA ELEGANTE MANO DE JAVIER.

De vez en cuando, mi amiga Mariangeles me visita en la vieja carpintería. Cuando acontece el evento y la veo aparecer, necesito un buen rato para recomponerme, para centrarme y  poder escucharla con atención y es que mi amiga es espectacular, alta, esbelta, de mirada intensa y con unos rasgos faciales que se llevan mis ojos, por mucho que intente apartar la mirada para atender a la conversación.
Recuerdo que aquel día Mariangeles me preguntó casi temerosa de escuchar una respuesta negativa.
- Oye Pedro..., tu haces sofás,¿no...?.
- Pues va a ser que si, je, je, je.
- Es que no lo tenía demasiado claro..., pues verás es que tengo un problema; no hay forma de encontrar una composión de tres plazas más chaise longue, pero de línea clásica y con los brazos redondos. Me dicen que éso no se lleva, que ahora se imponen las líneas rectas y limpias, que es la tendencia actual y que lo que yo quiero no lo voy a encontrar y ni me lo van a hacer.
- Joder..., pues precisamente éso es lo que yo hago, lo que nadie encuentra y lo que nadie quiere hacer.

 
Continúamos la charla y fuí capaz de escucharla, de centrarme en sus deseos y en las fotografías que tenía marcadas en un par de revistas de decoración. Recuerdo que también consiguió un catálogo de El Kilo Americano y en él me señaló dos sofas que reunían parte de la estética que deseaba. También me enseñó un precioso boceto que Javier, su compañero, había hecho para la futura decoración de su salón. Poco a poco fuimos aclarando ideas, perfilando las líneas, pero el momento álgido llegó cuando subí a su piso y, entre ella y Javier, creamos una tormenta de ideas y sugerencias sobre las medidas y sobre el tipo de sofá. Recuerdo que yo no terminaba de ver  un sofá más chaise longue, no terminaba de encajar esa composición, al final, según recordaba Mariangeles entre risas, di un zapatazo y dije.
- Nada, se acabó, haremos una rinconera curva, como las de toda la vida, coño.
Al día siguiente empecé a sacar las plantillas del rincón suelto y Mariangeles empezó su particular viacrucis en busca de la tela de sus sueños. En ellos veía un tejido rosado y decorado con trazos dorados, pero era en sueños. La realidad fue más cruda, aunque en una de las tiendas de Cirilo Amoros dió con una dependienta que pareció leer esos sueños, o eso pensó Mariangeles cuando le enseñó la pieza de tela rosada que ella deseaba.
- Es bastante cara, a 120 euros el metro y para un sofá es algo floja.
La siguiente tienda que Mariangeles visitó quedó un poco lejos, realmente era un viaje que ya tenía previsto y voló hasta la India a pasar unos días de vacaciones y en una de las escapadas que hizo, fuera de los circuitos turísticos, se dejó caer por Jaipur, la llamada Ciudad Rosa, un universo de tejidos y texturas donde volvió a encontrarse con esa tela de sus sueños, pero a un precio muy distinto.

Regresó a España con un montón de metros en la maleta y unos pocos días después la llamé para que me indicase como quería las ondas del respaldo. No deseaba un respaldo recto, anhelaba unas siluetas, como colinas suaves, quizás con las viejas lomas de La Manchuela.
Mariangeles apareció por la carpintería ilusionada y sonriente, me fue indicando donde deseaba esas elevaciones del copete y a que altura, las fuí marcando en cartón y al día siguiente Julián y Jose, de Tapizados Gomez, cargaron la rinconera en su Volkswagen y empezaron a tapizarla, a engalanarla, a dar forma a los deseos de mi amiga.
La siguiente vez que visité a Mariangeles en su piso encontré mi armazón ya vestido, tapizado con esa tela rosada y maquillada con unas trazas doradas que parecían salirse de la rinconera para ir posándose por casi todos los rincones de la casa.

Pero, realmente, eran las manos y el gusto de Javier quienes habían recogido esos tintes dorados para repartirlos por toda la casa, para resucitar a unas puertas acabadas en un sapely oscuro y tétrico, con un lacado elegante y sosegado, luminoso, cálido y enriquecido con el dorado de las molduras y de los listones con los que cuadriculó el cristal.Pero Javier también se había atrevido con las paredes, quizás porque es un magnífico pintor y decorador y para eso, para decorarlas, preparó varias trepas, siempre bajo el gusto y el deseo de Mariangeles que combinaba la querencia hacia los dorados y las tallas, hacia un estilo barroco y recargado, pero repartido con pocos muebles y en dósis ligeras y armoniosas. Como el mueblecito plateado que alegraba la esquina del pasillo o la preciosa consola bajo la cortina fruncida, bajo esa cascada de tejido que me recordó a una catarata, de aguas salvajes y briosas, a un torrente de alta montaña que se precipitaba desde las cumbres.









5 comentarios:

  1. Hola Pedro.
    Hace unos años hice una rinconera muy parecida a la que enseñas y, como ésta, por encargo de un amigo.
    Aunque aún seguimos haciendo algún sofá clásico, las líneas rectas y formas simples se han hecho dueñas del estilo pero estamos para eso, para movernos al tiempo de las modas.
    Un saludo Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey Tapestry, yo creo personalmente que este predominio de las lienas rectas y de los muebles minimalistas también responden a algo mas triste, creo que como los ultimos oficiales de tapiceria, como tu, estais en vias de extincion, el oficio se va simplificando, sintetizando en lineas rectas y simples...., se acabaron las curvas y con ellas se esfuman lentamente un oficio.

      Eliminar
    2. Estamos de acuerdo con que se esté perdiendo el oficio, a día de hoy ya existe un agujero negro generacional importante que se hará notar no tardando mucho.
      A ver que padre (entre los que me incluyo) da el visto bueno para que su hijo emprenda una vida laboral con los contratos de aprendizaje de casi veinte años, made in la nueva reforma laboral... denigrante a la par que vergonzante para cualquier ser humano.
      El guarnecido, la tachuela, incluso el capitoné, difícilmente encuentran manos que los trabajen, hoy simplemente es un corta, pega y forra, adios a los volúmenes y formas personalizables.
      Puedo presumir de que, a día de hoy, estoy en una empresa que apuesta por el trabajo bien hecho y que sigue fabricando clásicos, amén de aunar las artes antiguas con el diseño moderno.
      Pero bueno, de momento los valientes seguimos en la brecha esperando algún ávido chavalote que, con consentimiento paternal, quiera aprender un oficio perdido...

      Eliminar
  2. Tu lo has dicho Tapestry...,esperando a algun ávido chavalote..., de momento solo quedais vosotros y las empresas como la tuya. Y bueno, ya queda menos para que retornes a la costa, ya sabes,llamame.
    Nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  3. Cuenta con ello... ya me huele el culo a playa!! ;)
    Un abrazo gordo Pedro.

    ResponderEliminar