lunes, 9 de julio de 2012

ESQUELETEROS, TAPICEROS Y MOTEROS CUSTOM.




Mi padre, el viejo ebanista, también fue motero, rodó por aquellas calles de Valencia encima de una Ossa y sobre una Derbi, las dos de 125cc. Me contaba que una vez metió la rueda delantera en los railes del tranvía y se fué al suelo, arrastró por encima de los adoquines pero tubo suerte, porque venía de recoger las barras traseras de unas sillas, las llevaba cruzadas atrás y ellas aguantaron la caída. Me lo imagino revolviéndose como un gato, volviendo a montar y dando gas de camino a ese patio trasero que alquiló para empezar a trabajar para si mismo y  su familia,  mi madre y mis hermanas.
Y ahora, tantos años después, otra moto dormita en el taller del viejo ebanista todas las noches; ella es Duna, una vieja Virago 535 que estaba condenada al desguace pero mi sobrino restauró para mi. Me gusta rodar sobre ella y sonreir cuando atravieso los túneles y abro un poquito de gas, me gusta oir como retumban los escapes y sonrío como un crío, como un niño que imagina que toda la ciudad está pendiente de esa moto que tiene dos galgos en el depósito y que tiene el color del desierto o de los páramos manchegos durante la agostada.

Mi sobrino la pintó, sacó el brillo a los cromados y tapizó el sillín en piel de dos tonos, uno en ocre ceremonial y otro de un amarillento tipo camel que me encanta. Una decoración muy distinta y sencilla comparada como la gigantesca pitón de Rubén.
Rubén me escribió desde Murcia preguntándome por unos sillones de estilo isabelino y hablando, hablando, surgió el tema de las custom y me envió unas fotos, también me habló de su vida y de como desde los 16 años está trabajando en el mundo del esqueletaje y de la tapicería. Me contó como decoró su Shadow, como la tapizó con la piel de la serpiente y como esa custom devoró horas y horas de pasión y arte.
Somos esqueleteros o tapiceros, otros pulimentan o decoran..., personas que tratamos de vivir el día a día con nuestro trabajo pero que también tenemos esos ratos de gozo, esos momentos de disfrute íntimo cuando montamos en una custom y creemos que somos otros, cuando ese sonido nos envuelve y descubrimos alguna mirada desde la ventanilla de un coche, muchas veces de niños que miran sin verguenza, sin esconder la pasión. Entonces yo les sonrío y les señalo a los galgos del depósito, me gusta hacerlo, después, cuando el semáforo cambia a verde, salgo sin prisas, suave, como cuan
o un galgo trota distraído y vaporoso.

8 comentarios:

  1. Hola Pedro.
    Si es que Dios os cría... ;)
    No sabía yo que los amotos los traías en el genoma y es que de casta, le viene al galgo.
    Por cierto, bonita serpiente la de tu amigo.
    Un abrazo Pedro.

    ResponderEliminar
  2. Joer Tapestry, Ruben me explicó por telefono que está toda tapizada con ese polipiel que se usa en el tunnign de coches, obviamente tapizada por él.
    Por cierto, en agosto estaré en las Tierras Altas, como siempre, es decir que no te escapas de la cita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok. En Agosto nos echamos al cuerpo un horchatazo en Alboraya (o donde creas conveniente ;)
      Me pregunto si no le dará problemas la polipiel con los calores del escape, motor e incluso si la intemperie no hace mella en el acabado de la polipiel, que supongo, irá pegada en el cuerpo de la moto... me haces discurrir una barbaridad con los trabajos que nos traes ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. El polipiel queda muy lejos de los escapes, pero ahora mismo acabo de recordar algo que me comentó Ruben. ¿como te imaginas que pegó la piel sintetica sin arrugas.....?, pues tirando de "secapelos", calentando y tirando, pegando y tirando, calentando y estirando....., y se que esta camción te suena, Tapestry.

      Eliminar
  3. Hola pedro,joder macho estas echo un poeta,por cierto soi rubén,y si todo el polipiel esta pegado con cola de contacto,y sobre el calor y sol ay que evitar que les de directo, pero vamos lo aguanta perfectamente ya lleva tapizada más de un año y medio y esta intacta,por cierto ya contacte con Jaime,muchas gracias por todo y si necesitas algo aquí tienes un murcianico para lo que haga
    falta,un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen trabajo Rubén ;)
      Supuse que los calores propios de la moto darían problemas con la cola, ahora que me habéis aclarado el tema, lo mismo me animo a forrar la moto de mi primo ;)
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Gracias por comentar, Ruben..., y me alegro que por fin hallas contactado con Jaime, es que andaba acelerado y agobiado, je, je, je. Por cierto, tu pitón es preciosa y ha levantado el interes de Tapestry, que es tapicero y de los buenos.
    Un abrazo Rubén..., y un amigo murciano mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecidismo por tus palabras, siempre resulta halagador que te coloquen una medalla de este calibre ;)
      Un abrazo Pedro.

      Eliminar