martes, 18 de febrero de 2014

UN POETEN PARA PACO.




  A Paco le gustó la idea que su Poeten protagonizase uno de mis post, le vi sonreir, quizás sorprendido, realmente tan solo se trataba de un sofacito para su dormitorio, pero creo que él también se había contagiado de mi entusiasmo, de hecho vino al taller y le hizo una foto al esqueletaje del que iba a ser su Poeten.
   - Mañana vendrán a por él los tapiceros y bueno, cuando quieras puedes pasarte a ver telas.
   - Tenía pensado algo en crudo, algo clarito para lo que es el sofá y un rojo o verde para el cojín.
   - ¿Y el color de las patas...? -le pregunté.
   - Oscuras..., bastante oscuras.
   - Espera que aquí tengo unas muestras.
   Y Paco volvió a sorprenderme cuando sus ojos se fijaron en una pata teñida de negro.
   - Me gusta ésa.
   - Ostras..., si te atreves si que podremos decir que será un autentico Poeten pata negra...,quedaría brutal con la tela en crudo.  
   Y en ese momento mis ojos destellaron y el post empezó a girar en torno a esa definición tan española, tan sabrosa y tan aromática pata negra..., pero hay veces que la creatividad sigue unos caminos que escapan a nuestra voluntad y a nuestro consciente. Tan imprevisible puede ser esa creatividad que a veces puede terminar surgiendo como una subita visión y es lo que finalmente ocurrió con el Poeten de Paco. Lo vi envuelto entre libros, lo vi observando sonriente a esas estanterías que atesoraban los mejores versos, las  novelas más interesantes, los ensayos más profundos y las memorias más intimas y sinceras. 


   El Poeten era un poeta, el Poeten era un sofá dulce y armonioso como el mejor de los versos, como la poesía más agradable y delicada...., el Poeten debería estar ahí por lo menos una vez en su vida, por eso paramos en una de las librerías más conocidas y antiguas de Valencia, frente a la Plaza de Toros y frente a la Estación del Norte.
  - Mira Poeten...., Librería Soriano, fundada en 1948 -murmuré- tú tienes algunos años más, eres de la quinta del 42..., a ver si nos dejan pasar y sabrás realmente lo que eres..., bueno, sabes que eres un poeta, aunque con esas patas negras eres el más rebelde de los poetas. 



   Y finalmente Chelo y Cristina nos dejaron entrar y sonrieron viendo como el Poeten contemplaba curioso y tímido, todo ese universo de libros..., incluso encontró uno en el que hablaban de su padre, de Finn Juhl, en ese momento se giró y me dijo.
   - ¿Me lo compras....?.


6 comentarios:

  1. Xiquet....¡¡¡ me encanta !!!.
    Ya me habías comentado cual sería la idea de este post y su mini-reportaje fotográfico al Poeten, pero ha quedado espectacular. (Realmente se nota que las fotos ya no las haces con el chungui-móvil, jeje).
    Parece como si el sofá hiciera un recorrido por la librería, asomándose en cualquier esquina para poder atisbar qué habrá más adelante. En otras ocasiones, se planta delante de una estantería como interesado en alguna obra...y después de un largo paseo, consigue encontrar lo que buscaba...¿Me lo compras...?.
    Me ha gustado mucho, Pedro...y el "Poeten Pata Negra" ha quedado estupendo (gran esqueletero, grandes tapiceros, gran Obra). Seguro que Paco, su dueño, pasará muchas horas reposando o leyendo en este sofa.
    Enhorabuena por el sofá, por el report y por seguir abriendo caminos, nuevos caminos, nuevos tiempos.
    (El próximo sofá "chulo" debería tener un report en una tienda de decoración, por ejemplo...con su mantita, su taza de té, tal vez unas gafas, un libro, una lámpara de pie o unos ovillos de lana, media labor y sus agujas...ay, paro ya que cuando me pongo a imaginar me pasa como a tí..."se me va la olla", jaja).
    Muchos besos, xiquet...que contenta me tienes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uisss Maria, que comentario, hacia tiempo que no me regalabas uno de estos..., en fin, son ideas que poco a poco somos capaces de ir poniendo en marcha...., y ¿sabe...?, hay otra idea en marcha, algo mas extravagante...., un silllon Papa Bear en el que invitar a sentarse a la gente en cualquier calle centrica de la Valencia...., lo nunca visto, por no haber no hay ni un solo Papa Bear en Valencia.

      Eliminar
  2. Uy, "que nota" !!!! Mañana voy a verlo y te contaré.
    Enhorabuena!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marga...., quizás el Poeten se deberia haber quedado allí...., pero tan solo fue un emotivo paseo, me imagino que esta noche ya dormirá en casa de paco.
      Un besazoooo..¡¡¡¡

      Eliminar
  3. Me ha encantado la sesión fotográfica,me ha recordado la sensación que tuve al sacar de paseo el R-160,y comprobar como su fuerte carácter lograba una adaptación al entorno.Como le ha ocurrido al poeta,que es como si siempre hubiera estado allí,entre sus libros.Un post excelente Pedro.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno Oscar, pensé en aquel mitico paseo del Diablo cuando planteaba este post, aunque hubo poco que plantear, la visión del sofacito rodeado de libros tenia una intensidad en mi cabeza que no dudé ni un segundo en llevar al Poeten...., de paseo.

      Eliminar