miércoles, 2 de octubre de 2013

"IMPULSION ART", VINTAGE DE AUTOR.


  Duna arranca en medio de ese ritual que tanto me agrada, la gasolina prende dentro de los cilindros inclinados hasta formar una V y los escapes emiten una especie de petardeo gutural y denso que vuelven a lanzarme hacia esa alteracion en el tiempo, hacia esas decadas pasadas que siguen causando fascinación a ciertas personas que disfrutan y gozan recuperando aquellos muebles, aquellos objetos, aquellos ambientes..., como Patrice, un frances atractivo y elegante que habla español con un acento delicioso que llena de glamour todas sus palabras y que incluso por unos instantes me hace pensar que si en ese viaje a traves del tiempo, Duna ha sido capaz de cruzar los Pirineos hasta cualquier callejuela parisina.




   Visitar Impulsion Art ha sido una gozada, incluso Patrice ha tenido unas palabras para Duna, me ha invitado a exponerla en ese espacio que ha creado con sus manos y con su espíritu, pero la custom se ha conformado con posar junto a Patrice a la puerta de una tienda que enamora nada mas asomarse a su escaparate.






   Las vigas del techo han perdido sus tonos oscuros y el ladrillo de las paredes luce un blanco que recuerda al de un mimo lleno de recursos y de calor, pese a ese blanco que a veces puede resultar frio y aseptico, pero en Impulsión Art resulta el marco idoneo para exponer el arte de Patrice..., que me confiesa que le encantan los juegos de sombras.....


.......sobre el blanco crea otras obras, como las del altillo que sin saber porque me recuerdan a las escurridizas idas y venidas del Jorobado de Notredame..., quizás por ese acento de Patrice, que también es capaz de recuperar y restaurar los muebles que despues expone para todo amante del vintage de autor.









     Pero a Patrice también le gusta el vintage mas rebelde, el vintage mas audaz y mas atrevido, por eso, nada mas entrar en su universo te encuentras con las inconfundibles formas de la Panton, de una replica de esa fascinante silla que parece suspendida en el vacio, de una silla que ondula como la mas insinuante de las serpientes y que se alza como una cobra dispuesta a envolverte en sus flotantes formas.




  La Panton llega incluso a estirarse, a lucirse con descaro hacia el resto de los muebles que la acompañan, muchos de ellos sin nombre y muchos de ellos vistiendo aún sus primeras telas y sus primeros maquillajes...., pero realmente tan dignos y vivos como ella y que incluso se prestan a guardarme ese casco tan vintage que uso cuando monto a Duna.











                                     

                     
  Me despido de Patrice y Duna vuelve a murmurar, a gorgojear bajo las farolas se van encendiendo. Volvemos a rodar, alzo los ojos y me encuentro con esas torres de que de niño se llevaban mis ojos y mi imaginación. Las Torres de Quart y sus decenas de cicatrices, centenares de impactos de mosquetes y de arcabuces, de culebrinas y de balas macizas que pulverizaban los morteros y las piedras de los muros que se alzaban sobre el cielo ya repleto de pequeñas nubes que llegaban desde esa costa tan cercana. 
  Ha sido una visión hermosa, el broche ideal para la visita de esta tarde.                                                  













14 comentarios:

  1. Madre mía Pedro, tu que has tomado? Red Bull tal vez? Te ha dado alas? Es que una entrada aun no está fría y ya hay otra!
    Pero llevas razón, es una monería esa tienda de Patrice! Me encantan esos sitios. De allí me llevaría unas cuantas cosas jejeje
    Se nota que lo pasaste bien, y me alegro por eso.
    B********ssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dorita, ¿que tu no darias por buena cualquier excusa para darte una vuelta con tu Vespa en el asiento de atrás de Duna (que pondría solo para ti)......?, lo que me gustó de la tienda es que casi todo lo qus habia estaba reciclado, incluso el local pero rezumaba clase y personalidad.
      bsssssssssssss

      Eliminar
  2. Para mí este tipo de tiendas son de las que no debes perderte.....así tenemos la oportunidad de ver piezas únicas....gracias por hacer esta visita.

    B.E.S.O.S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias MJ...., la verdad es que nunca habia salido del taller y ahora mismo, con estos nuevos tiempos y con Duna a mi lado...., estoy sacando la cabeza fuera de la cueva y descubriendo cosas muy chulas.
      Besetesssssssssss

      Eliminar
  3. Qué tienda más bonita, tanto el local como lo que está a la venta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son tiendas muy personales y muy creativas, por lo menos ves que los objetos tienen algo de espiritu y personalidad.

      Eliminar
  4. Muy interesante esa tienda.El vintage está pegando fuerte.Hablando de vintage,ese carenado es nuevo no?

    ResponderEliminar
  5. Si Oscar, antes tenia una pantalla grande, pero como no viajo le puse esa pequeñita, que para ir por ciudad sobra. Y si, el vintage está pegando, son modas y estilos,pero el punto fuerte de Patrice en la tienda es el reciclado de piezas viejas o en desuso, él las renueva y les de da un aire desenfadado y colorista.

    ResponderEliminar
  6. Cuantas cosas preciosas esconde Patrice.
    Dices que son modas, pero hay cosas que nunca se debe tirar, son joyas que deberían pasar de generación a generación.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dana, eran las modas de aquel momento y como bien dices es bueno recuperarlas, por lo menos estan cargadas de recuerdos y precisamente llaman a eso..., a los recuerdos.

      Eliminar
  7. Gracias Pedro por compartir estos sitios. La tienda es una de esas arcas llena de los mejores tesoros que solian acopiar los piratas :-) . Una pasada las fotos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xelo...¡¡¡¡¡, es bueno dar a conocer a las personas que trascienden al comercio puro y duro, por lo menos sientes el gusto y el mimo que ponen en sus tiendas..., ah y en Le Grenier...,era facil tirar fotos, no hacia falta ni enfocar.

      Eliminar
  8. Me encantan ese estilo de tiendas. Quienes las tienen, aman de veras cada pieza. Se nota con el tacto y gusto con el que las exponen. Se que puede ser una moda, el retro, vintage, pero espero no pasen nunca. Porque a mi forma de parecer una pieza de esas da vida a un hogar.
    Por cierto, me encanta tu "DUNA" ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes Lola...?, en estas tiendas, igual que en Studiovintage...., se respira un aire de autenticidad que ya se ha perdido, incluso huelen de una forma distinta. No huelen a disolventes plasticos, no huelen a tintes toxicos, no huelen a resina................., huelen a recuerdos y a esencias del pasado.

      Eliminar