viernes, 24 de mayo de 2013

LA ULTIMA CARICIA DEL SOL.




 

A media tarde el sol irrumpe en el taller por las puertas abiertas y lo llena de una luz ardiente y deslumbrante. Me da la sensación de que es un ente vivo que transmite calor y vida a todo lo que acaricia y durante unos instantes contemplo ese haz intenso y que es capaz de calentar mi piel y de acariciar por ultima vez a todas esas bancadas que serán tapizadas y confinadas en un restaurante alejado de esa luz que los acaricia por ultima vez.








  Sonrio ante el entramado de listones, de costados, de largueros y tirantes y veo cierta belleza industrial, me recuerdan a los cuchillos metalicos de las naves industriales, al entramado de vigas, postes y remaches de la Torre Eiffel y siento la necesidad de fotografiar ese momento, tengo la necesidad de jugar al Tetris y los vecinos vuelven a sorprenderse cuando ocupo la acera y hago fotos como lo haria una madre a sus retoños.







7 comentarios:

  1. Como se nota la pasión que pones, ese rayo de sol que accede temporalmente a la madera fresca, y en el que reparas admirando tu obra desde lejos, hace volar tu imaginación y nos haces cómplices contigo de tus sueños.
    Abrazos Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien has definido ese momento Clara, fue ver ese chorro de luz y sabiendo que iban a venir a llevarse las bancadas en unos minutos decidí hacerles las fotos, pero no como una obra mía, tan solo me gustaba observar lo que digo en el post, ese conglomerado de lineas rectas y angulos...,no se,me gustaba y me dejé llevar por el impulso.
      Beesosss Clara.

      Eliminar
  2. Yo recuerdo las casas que he habitado, entre otras cosas, por la forma en que el sol entraba en ellas. Me cautivan los dibujos que el sol refleja en las paredes, según el momento del día, según las persianas o cortinas, según la estación del año.
    Es una de esas cosas simples de la vida que seguimos admirando, a mi al menos me embelesa. ¿Seremos un poco bobos tú y yo?
    Pasa un estupendo fin de semana.

    PD: ¿Has visto mi perro en acogida? Igual puedes ayudarme a encontrarle una casa, es con diferencia el mejor perro que he conocido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la primera frase del comentario Julia, recordar una casa por las huellas del sol......,¿sabes..?, cuando amanecia con papá en el hospital, esos primeros haces de sol entrando por los huecos de las persianas me hacian sonreir. Y es cierto, segun la estación del año, la intensidad y el angulo varia, los dibujos cambian...., y si, es posible que seamos bobos, pero por lo menos sonreimos mas que los que son muy serios y no ven el sol.
      Claro que he visto tu perro acogido..., lo que pasa es que Mia ha parido cinco cachorros de Norton y también tengo que colocarlos,ja, ja,ja...¡¡¡¡

      Eliminar
    2. Ese momento mágico,en el que los rayos de sol entran a fisgonear al taller,alumbrando por última vez el pino,como si dieran el visto bueno al trabajo realizado...

      Eliminar
    3. Oscar..., que bien lo has definido, son momentos especiales, ¿eh....?, de esos que tienes que compartirlos. Por cierto me acabo de acordar de ese primer correo que me enviaste..., y poco después tu blog empezó a volar.

      Eliminar
    4. Dicho y hecho.Tapízame era un pájaro enjaulado y bloqueado.Y echó a volar.En parte por tu apoyo y ese gran consejo..."ten siempre a punto la cámara o el móvil..."Así lo hice,y empecé a encontrarme con mucho material que estaba pidiendo una historia.Bueno,como ese sol que ha entrado al taller y te ha susurrado:Venga,chaval,ya es hora de coger a Duna.

      Eliminar