sábado, 22 de septiembre de 2012

MI TALLER, LA VIEJA CARPINTERIA, MIS RECUERDOS.



     El pestillito de la cancela.

Las viejas puertas del taller.

    Las escuadras,
 la más grande perteneció a mi abuelo, 
al que nunca conocí.



     No sé cual es la razón, pero en mi casa nunca se llamó carpintería a la carpintería de mi padre, siempre fue el taller; de hecho cuando alguien se refería al taller como carpintería a mi me extrañaba.
    Yo mismo decía, con nueve o diez años, "me bajo al taller…", y por aquellos años me encontraba con montones de esqueletos de sofás y de butacas apiladas hasta el techo, tan solo quedaba un estrecho pasillo por el que pasar, mientras sus trabajadores, montaban los armazones, apretaban gatos o se gastaban bromas entre ellos que yo no entendía.

   Algunas tardes me dedicaba a recoger los restos de madera en un basquet y los llevaba al horno del tío Pepe, que estaba en la misma calle y en la misma acera. Era un horno que aún se alimentaba de leña y que siempre parecía estar encendido, como si siempre quedasen rescoldos allí dentro, al otro lado de la portezuela de forja, desde la que a veces se veían los destellos de las llamas. Cuando llegaba con mi basquet cargado de leña me esperaba el tío Pepe, siempre apoyado en su muleta y siempre con su piel como tiznada por la harina que escapaba de las masas y que quedaba flotando en el local, que parecía impregnar la atmósfera y la piel de los que allí trabajaban.

             Y ya en el peculiar universo del despacho.........


     Retrato de mi madre hecho por papá.


Facturas de mi padre que jamás logró cobrar.

Un viejo plano de Valencia.


  Cañas de pescar "al amot" 
     que mi padre hacía con las cañas 
                   que crecían en las orilla del Turia,             
        muy cerquita del taller.

   En aquella época todos los talleres
   tenían a sus musas ligeras de ropa,
 decorando las paredes..., 
en este caso, en las del despacho.


  A veces, mientras esperaba a que me diesen la propina por la madera, entraba alguna mujer con una cazuela de arroz al horno o con alguna calabaza. El tío Pepe, metía las cazuelas en el horno y con la afilada pala las colocaba dentro de aquel hogar siempre caliente y que lo mismo cocía el pan que bandejas con rodajas de patata aliñadas con aceite y pimentón rojo.
   Pero en mi calle ya no queda nada de aquellas vivencias, el horno ya no está y ahora las mujeres bajan a la casa de las comidas para comprar raciones de arroz al horno o de paella, el pan y su masa química, se cuece en hornos industriales alimentados con fuel, los niños no saben lo que es la madera y esos mismos niños meriendan bollería industrial.

  Las gubias y formones que heredé de Serafín, el viejo tornero que me enseñó a tornear cuando se jubiló y papá le compró el torno. Aprendí lo básico y hoy por hoy soy capaz de tornear cualquier pieza que me haga falta. Realmente heredé algo más que sus herramientas, heredé una pequeña parte de su conocimiento, de su arte y de su amor por su oficio.

           








   Y no puedo evitar sonreír al recordar cuando mi madre me tiraba el bocadillo de la merienda desde el tercer piso…, ¡aquello era genial…!.
   Pero todo ha cambiado, en aquella época había en la calle hasta tres carpinterías, una fundición, el horno del Tío Pepe, el tostadero de cafés Mijay, una fábrica de juguetes, una fábrica de curtidos de piel…, un montón de negocios de los que tan solo ha sobrevivido el taller del viejo ebanista, el taller que mi padre me donó y que casi permanece exactamente igual, pero aún más viejo, sin repintar, sin restaurar y, si cabe, con algunos rincones llenos de un polvo casi centenario, como un retrato de otros tiempos, de otras épocas en la que se vivía de otra manera, no se si peor o mejor, pero yo si la recuerdo como más viva y humana, con más comunicación y con más solidaridad entre los vecinos y puede que incluso con más libertad. 

   Puede que suene extraño, pero sé que en esos tiempos cualquier persona podía abrir un negocio con cierta rapidez y sin demasiados problemas. Hoy en día en impensable abrir una carpintería en el casco urbano o un horno, es tal el cúmulo de obstáculos y pagos que hay que realizar, es tal el número de burócratas y políticos apesebrados a los que alimentar con nuestro esfuerzo, son tantos los parásitos a lo que satisfacer que el tejido industrial de este país está condenado a la muerte, a la desaparición, a la extinción.
   Todo ha cambiado tanto, todo es tan distinto al otro lado de las puertas del taller que hay veces que me pregunto si vale la pena asomarse a la calle o si es mejor quedarme ahí dentro, en el taller, entre el serrín y los tablones de pino, enmedio de ese caos y de esa atmósfera en la que siento que, por lo menos, soy dueño de algo, aunque sea del polvo o del serrín y en la que aún hago las cosas a mi manera.


    El polvo posado con el paso del tiempo y la famosa silla roja, que lleva colgada décadas, creo que yo nunca la he bajado de ahí. Cuenta la leyenda familiar que mi madre nos dió de comer en esa silla alta, a los mis cuatro hermanas y a mi mismo.




8 comentarios:

  1. Gostei muito do seu blog... admiro a habilidade que as pessoas têm para reformar e criar.

    Felicidades.
    Beijo carinhoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teca..., mañana te contestaré en portugues...., bueno, realmente lo hará una amiga que es una enamorada de vuestra lengua.

      Eliminar
    2. Não se preocupe, posso entender espanhol perfeitamente.
      Você entende português?

      Besos...

      Eliminar
    3. He podido entender tus palabras pero es Joa quien habla tu idioma y quien lo goza, le encanta.

      Eliminar
  2. Fantástica entrada,Pedro. Nos ha encantado ver y conocer un poco de tus recuerdos.
    Las herramientas antiguas nos parecen preciosas, con el color especial que toma la madera bien usada.
    A propósito, tu papá era un artista...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me alegra mucho que os haya gustado...., te confieso que pensaba en vosotros cuando la iba montando esta mañana.
    ¿Y que decir de las herramientas...?, son auténticas prolongaciones de la mente, de la inventiva humana, de esa habilidad que nos distanció del resto de primates bípedos y del resto de la naturaleza.
    Y es cierto, papá era un artista, ya publicaré algunos de los dibujos que hacia cuando se sentaba aquí en el despacho, cuando estaba mayor y yo trabaja por él.

    ResponderEliminar
  4. Bonita historia Pedro.
    Un buen reflejo de como han cambiado las cosas.Cuando el barrio estaba vivo, sin cadenas sin franquicias. Solo tiendas y talleres.Y los aprendices no cobrábamos.¿quieres aprender?Pues barre y observa!jaja
    Me ha gustado mucho la cualidad artística de tu padre,que es la que hace bueno a un artesano.Su creatividad.
    Un abrazo y a seguir difundiendo el noble arte de la madera.

    ResponderEliminar
  5. Oscar, que bueno verte por aquí.Has tocado el tema de los aprendices y ¡¡mira que hemos hablado de eso...¡¡¡¡.Y es cierto, barriendo comenzabas tu aprendizaje con humildad y respeto, empezabas desde abajo "mamando" el oficio y respetando y aprendiendo de los oficiales. En fin, que en la actualidad hay cosas que se han mejorado mucho, pero hay otras que se han degradado hasta el absurdo.
    Otro abrazo para ti Oscar..., y a seguir tapizando y posteando.

    ResponderEliminar