miércoles, 30 de mayo de 2012

MI VERSIÓN DEL SILLÓN R 160 DE GRANT FEATHERSTON.



Como siempre, la mano tendida de María Hernández me sacó del aprieto, en forma de email, con la información sobre el sillón de diseño sin planos. Resultó ser un icono de los años 50, una creación de diseñador Grant Featherston, basada en unas líneas orgánicas y fluidas que recordasen al mismo fluir de la naturaleza.
Y la verdad es que esos perfiles tan redondeados invitan a sentarse, a dejarse envolver, recordando al huevo primigenio, a esa cáscara que protege al embrión y que, al mismo tiempo, le aporta los nutrientes.
El sábado paseé con la manada entre bosques y claros, pedaleé por la montaña y entre ese trasiego por la naturaleza traté de adivinar las formas de la R 160 Contour, pensé que lo había conseguido.
Y el domingo por la tarde, después de ver a solas “Valor de Ley”, digo a solas porque cuando giré la cabeza para buscar a mi padre, sentado en su rincón de sofá, ya no le vi, me bajé a la vieja carpintería y descubrí que las medidas que me habían dado estaban mal y eran desproporcionadas. Decidí variarlas y empecé a hacer dibujos.
Lo primero era sacar el delantero cóncavo, buscar una curva con un plano inferior, suficientemente ancho, para poder apoyar la cruceta inferior con las patas y una vez con esa base ir elevando los reposabrazos y las barras que conformarían el respaldo, pero siempre imaginando las curvas, esas líneas fluidas y sinuosas que fascinaron a Featherston y que a mi me estaban angustiando y llenando de dudas.

Pero había algo que me inquietaba..., y después de tomar algunas medidas descubro que me he equivocado y resulta que la R 160 ha crecido 9 centímetros más de lo debido; es algo que suele pasar cuando las medidas bailan y cuando uno trabaja con la angustía de estar creando sin más referencias que las fotos y la imaginación.

11 comentarios:

  1. Bueno, teniendo en cuenta que el modelito se las trae y que, encima, las medidas que te dieron no eran las correctas...¿qué son 9 cms?.
    Todo es relativo, xiquet...para algunos/as 9 cms. es poca cosa (cara de Homer, que yo tb sé ponerla, jaja) y, en cambio, aunque a mi me gustan, 9 cms. de tacón, por ejemplo, son insufribles un día de verano con los pies hinchados.
    Como dice mi madre, "un buen artesano tiene sus apaños para hacer arreglillos cuando algo se tuerce"; seguro que tú tb los tienes. ¡Manos a la obra!.
    Besetes, my friend.

    ResponderEliminar
  2. No tenía la menor duda de tu solvencia ;)
    Es verdad que invita a sentarte... y a tapizarlo, resulta de lo más apetitoso y me lo imagino en negro con los botones cromados.
    Y para no variar, te pediría que intentaras hacerte con alguna foto una vez lo hayan tapizado, es algo enfermizo lo mío pero me gusta ver el trabajo finado y comparar ideas.
    Por otro lado yo miraría de "fusilar" la pieza, que el precio de la marca puede dejar unos márgenes escandalosos y en cuanto a la diferencia de altura, si es de copete, tal vez venga hasta bien para las cabezadas ;)
    Bueno Pedro, enhorabuena por la pieza y ya nos mantendrás informados del acabado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hum...a mi tb me gustaría verlo tapizado.
    Si pienso en pasado, lo tapizaría de verde oliva, tal vez en otomán (hey Tapestry que he cogido apuntes de tu último post, jeje). Tapizado así me recordaría a una butaca que estaba en la biblioteca de unos vecinos y donde me pasaba horas mirando un libro de pajarillos y animales varios.
    Si pienso en presente, el color sería naranja, pero no uno cualquiera, tendría que ser claro, muy luminoso y que transmitiera "energía".
    Ainss quien lo pillara, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena elección el naranja chillón... y combinarlo con un verde fosforito?, en cualquier rincón daría un golpe de luz importante.
      Saludos María.

      Eliminar
  4. Maria, con lo de los 9 cm no voy a hacer chistes de chico, que me lo has puesto a huevos, je,je, je....,y Tapestry,muchas gracias por confiar en mi. A mi también me gustaria verlo terminado y con un poco de suerte lo podremos ver porque cuando vaya a cobrarlos, imagino que podré ver el modelo en la nave de Top Chair. Lo que se es que va en terciopelo, pero no se en que color, la idea de los botones cromados esta muy guay. Por cierto....., vaya pirula habeis montado con los comenatrios en el otro post...., que guay, que fiestorro mas saludable.
    Besos a los dos...., si, si, a los dosssssss.....¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lo dices por el tamaño de mi tacón de aguja?...(cara de Marge Simpson en la portada de "Playtoon", jajaja).

      Ni un chiste...ni uno, jaja.

      Eliminar
    2. Pues si es terciopelo, casi apostaría que optarán por un terciopelo oscuro de esos que cogen polvo hasta del vecino, que para colores llamativos, hay otros tejidos tipo gamuza que son más elásticos y se adaptarían mejor a la profundidad de los botones... es una opinión (y/o supositorio ;)
      Aceptamos beesos... previo afeitado ;)
      Un saludo Pedro.

      Eliminar
  5. Paso un tiempo sin visitarte y me encuentro con varios post muy interesantes. Cada vez que veo las fotografías me dan ganas de retapizar varias sillas/sillones de casa.
    Me ha encantado el color azul del sillón, y el sillón, un diseño que invita a relajarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, es que haces mal en no pasar por aquí, y peor por no pasar por la carpinteríam, te invitaria a una horchata o a un café del tiempo. Pues, ¿te puedes creer que el cliente jamas vio la tela en vivo...?, le envié los muestrarios con fotos del movil pero su elección fue brillante y el sillon quedó de muerte. Y mira, un icono de los años 50, del diseño australiano que demuestra que lo bien hecho es imperecedero...., y comodo, comodisimo.

      Eliminar
  6. Pues eso está hecho, un día de estos te llamo y paso por tu taller.

    ResponderEliminar
  7. Vale Julia, pues yo voy pidiendo una horchata gigante...., que hoy he salido con la bici y estoy sediento.

    ResponderEliminar