martes, 1 de mayo de 2012

AMARGURA Y TRISTEZA ENTRE BALANCINES.



El cliente me trajo un viejo balancín, tapizado con polipiel verde y con bastantes agujeros de carcoma; lo tenía en el almacén y una clienta lo vió y lo encontró gracioso y cómodo. Me trajo la muestra y me pidió que le hiciera dos iguales.
No le puse muy buena cara, el balancín era de madera vista y ése no es mi fuerte, requiere usar haya, que es bastante cara, y luego dedicarle bastantes horas de lijado pero, al final, me convenció y empecé a sacar unas plantillas, a trocear los pesados tablones de haya y, después, a cortar en la sierra de cinta, para después empezar a lijar.

En la foto superior se puede ver el delantero encolado y, al mismo tiempo, forzado en una posición para corregir la llamada, en argot, garcea. Se trata de que las piezas no guardan una paralela perfecta entre ellas, por eso se encola forzando ese revirado.

Los balancines terminados, con los bastidores de respaldo y asiento sueltos. Estas piezas se tapizan por separado, facilita enormemente el acabado de los balancines y se aprovecha el tiempo que pasan en el pulimento.
Al cliente le gustaron y yo le comenté que los pondría en el blog, entonces me miró de medio lado y dijo.

 
- Joder, como te estas aprovechando de nosotros.

 
Me quedé perplejo, sin habla y recordé una frase que habia leído en el
face y que, más o menos, decía algo así, "antes de preguntarte si tienes una depresión, pregúntate si es que no estas rodeado de gilipollas...."

9 comentarios:

  1. Lo primero, los balancines han quedado niquelados.
    Lo segundo, se ve que hay gente que no entiende que en estos tiempos revueltos si no hay "trabajo en equipo" no habrá manera de salir adelante.
    Es una pena que la "cooperación" se entienda como aprovechamiento, pero hay mentes que no dan para más, lo vemos a diario.
    Hemos cultivado tanto nuestra "independencia" que el "hoy por tí y mañana por mí" ya no se ve como una relación normal entre un grupo de personas.
    También es verdad que no todo el mundo es así y en estos días y a nuestro alrededor, gracias a la crisis (algo bueno siempre sale de algo malo), se empiezan a ver acciones del tipo "banco de horas", término moderno para una práctica ancestral: el trueque.
    En este caso concreto, esta colaboración es simple: unas fotos colgadas aquí y unas referencias colgadas allá; tú intentas que tu trabajo se haga público al tiempo que ofreces la posibilidad de contactar con otros profesionales del sector.
    Nadie pierde, nadie se aprovecha. El que no lo vea así tiene un gran problema para los tiempos que se avecinan.
    En fin, tú sigue tu camino y que no te paren las "energías perversas" como diría mi "sensei".
    Besos, xiquet...seguimos adelante.

    ResponderEliminar
  2. Maria, los volcanes de tus islas se apagan ante el calor, ante la energia y ante la luz de tus palabras...., besosssssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, éso es porque estoy "zen" perdida, que si no verías cómo me sale "la vena de barrio" y ....me enveneno toda, jaja.
      Lo dicho, a seguir adelante.
      ¿Has pensado alguna vez la cantidad de "sueños" que se habrán podido originar sobre tus armazones?. ¿A qué todo el mundo dice que como una cabezadita en el sofá no hay nada?, jeje.
      Eres un "hacedor de sueños" y como tal...nadie puede arrebatarte ese don.
      Besos.

      Eliminar
  3. Jeje...
    Contundente la frase dentro del contexto compañero... y que razón tienes aunque a estas alturas de la vida, no debería sorprenderte la existencia de estos seres. Ya sabes cual es el mayor de los desprecios, así que pasando página ;)
    A lo que nos ocupa, los balancines retro te han quedado de lujo y el copete del respaldo les ha cambiado la cara y rejuvenecido unas temporadas.
    Reitero mis agradecimientos por el post dedicado a nuestra visión de rayos-x que junto a la artritis, son mis poderes preferidos ;)
    Un abrazo Pedro.

    ResponderEliminar
  4. Ese Tapestrry que se ha dado cuenta de la cúpula del copete, fue una idea para añadir alguna curvita por arriba, ya que por abajo los patines ya hacian de las suyas con ese agradable balanceo.
    Tapestry, tu le dedicaste tu cariño y reconocimiento a mi padre, joder, eso no se olvida..., pues cuando veas el siguiente post tambièn te gustará, mas tapiceros, mas muelles, mas oficiales, mas oficio entre telas, grapas y cinchas de yute.

    ResponderEliminar
  5. María...., y desde que te conozco tu has dado pie a muchos de esos sueños cuando yo me sumia en el desanimo..., tu siempre has estado ahí.

    ResponderEliminar
  6. Me encantan ese tipo de balancines... en casa había uno parecido, comodísimo. Por desgracia fué fruto de las llamas en una de las limpiezas radicales de la familia.
    Me encantaría tener uno así de nuevo, tal vez algún día te lo pueda encargar, ojalá.
    Respecto al gilipollas, en fín, los hay a puñados
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, te haria ese balancín con muchísimo gusto, pero desde luego no se lo dariamos a tapizar al fulano en cuestión...

      Eliminar