viernes, 20 de enero de 2012

JUAN VICENTE COMES, UN TAPICERO DE TODA LA VIDA Y UN CLIENTE DE SIEMPRE.

Hoy he montado sobre Duna y he visitado a Juan Vicente Comes, un tapicero de toda la vida, un cliente de toda la vida y un amigo de siempre. Juan abre las puertas de su tapicería en pleno centro de Valencia, en la calle Conde Altea.

Ya desde esas puertas se puede ver lo que hay, un taller artesano que no esconde nada, los clientes entran y pueden ver a los dos oficales de Juan, Rafa y Vicente, trabajando coco con codo. También a Isabel, su mujer, concentrada en la máquina de coser.

La pieza terminada y delicadamente embalada, lista para devolver al cliente.


Pero esta mañana me esperaba una sorpresa, Rafa estaba retapizando dos sofás hechos por mi padre, hace unos 25 años. Cuando me he acercado y he reconocido el trazo nervioso de sus letras y de sus marcas..., he sentido un escalofrío. Ahí estaba la impronta de algo bien hecho, perdurando en el tiempo y satisfaciendo de nuevo a quien lo compró en su día.
Decenas de bobinas, metros de hilo que se entrelazaran con las telas deseadas y darán formas, acabados..., tramando entre si cada patrón ya cortado.
La mesa de corte, las piezas de tela se dejan hacer, se dejan cortar, seccionar...., para dejar de ser una pieza y tomar la forma de un sillón, de un sofá, de un puf, de un cabezal.

Muestrarios, es dificil decidirse entre tantos colores, entre tantas texturas entre tantos estampados.....
Un sillón a punto de rematar, una nueva y desenfadada tela cuadriculada que alegrará alguna habitación, una salita, algún dormitorio.

2 comentarios:

  1. ..que emocionante encontrarte con una madera acariciada por tu padre... ufff, los pelos como escapias...no conocía esa tapicería gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues si Justicia, sentí algo especial..., pero es que encima, mi visita no estaba anunciada, fue una casualidad que apareciera allí y me encontrase con esos sofás.
    Y gracias a ti por dejar el comment y por unirte al escalofrio que sentí al ver esas piezas perfectamente conservadas.

    ResponderEliminar