sábado, 28 de mayo de 2016

ESQUELETAJE DE BAÑERA CERRADO CON PATAS CHIPPENDALE.



       

 


 En un principio no me doy cuenta, pero cuando empiezo a dibujar las nuevas plantillas del armazón sobre el cartón descubro que vuelvo a viajar en el tiempo. Las formas del bañera cerrado me recuerdan mucho al modelo Luis XVI que fabricaba mi padre para Villa Garnelo, recuerdo también que la barra trasera se tumbaba, se arqueaba hacia los lados y hacia el respaldo y que después había que recrecerla con varias encoladas.


 
 
   Me veo a mi mismo apretando los gatos sobre los suplementos de madera tal como me enseñó mi padre, me veo marcando el despunte en el extremo superior de la barra tal como el hacia, veo la pata Chippendale sujetada en el gato de 70  para poder lijarla, para poder pulir las formas dadas en la sierra de cinta... y durante unos instantes el mundo parece detenerse al otro lado de la vieja puerta del taller de esqueletaje, ningún  vecino se asoma, no escucho nada salvo mis propios pensamientos, salvo mis movimientos, salvo los sonidos que escapaban de la sierra de buchir o de la lijadora. Percibo la atmosfera que siempre se ha respirado en este taller, eternos sonidos y distintos movimientos para diferentes modelos que se suceden, primero en imágenes, después en cartón y finalmente en madera. Ocupo el espacio que ocupaba él, uso sus herramientas, los conocimientos transmitidos y siento una nueva percepción de mi realidad, de la vida vivida, de las experiencias acumuladas tras cincuenta años de existencia... y cuando miro a mi alrededor tengo la certeza de que este taller se extinguirá conmigo.




   Si... las barras de este bañera cerrado me recuerdan mucho a las de aquel modelo y si recuerdo aquellas barras es porque aquellos momentos existieron aunque ahora este viviendo el presente y la propia inmediatez que ya ha llegado a mi oficio, no hay tiempo para reunirme con el tapicero y con el decorador, son dos bañeras cerrados y una butaca clásica, un sillón neoclásico, un sillón moderno, dos sillones inclasificables.... una llamada al tapicero, tengo dudas.
   -Decide tu, Bonache, pero hazla que se echa el tiempo encima -replica el tapicero.

 

 
 

  
  

6 comentarios:

  1. Jeje..."que se echa el tiempo encima"... somos unos agonías, eh? ;)
    Me temo que hay cosas que no cambiarán en la vida y ésta es una de ellas, siempre encorriendo al personal...
    Los bañeras muy elegantes, recuerdo cuando estaban de moda y se hacían a patadas... aunque sin los copetes de época.
    En cuanto a la butaca, pinta por las hechuras que será muy cómoda y fina de ojo ;)
    Sólo queda que nos enseñes los trabajos terminados... para no variar, eh?
    Un abrazo Pedro.

    ResponderEliminar
  2. Hola Javi, pues si, parece que esas premuras van a estar siempre presentes y con sus consecuencias, los bañeras me los han devuelto para que modifique los copetes, para que los haga mas picudos..., pero bueno, tampoco es un gran trauma, je, je, je.
    La butaquita ha quedado muy mona y muy clásica..., nada danesa ¿eh...?, je, je, je. Pues estos curros casi que no puedo enseñarlos, el tapicero queda lejos y se embalan enseguida, pero bueno, si puedo echar alguna foto la hará, desde luego.
    Un abrazoteee Javi,

    ResponderEliminar
  3. Pedro que no se extinga todavía el taller, al año que viene termino la carrera y quiero darme un homenaje, hay dos piezas que las tengo echadas el ojo y tengo que pensarlo tranquilamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Bea, aun me quedan 15 años para la jubilación, si es que aun nos podemos jubilar con 65, je, je, je porque al paso que vamos es posible que se plantee prohibir la jubilación. Ya me dirás que modelitos son esos. Bssssssss.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola soy tapicero quiero su teléfono el mío 690043818

    ResponderEliminar