lunes, 18 de noviembre de 2013

Y EL NIÑO CONTINUABA AHÍ.




    

  Al final del día, cuando oscurece y cuando quiero que nadie me moleste en el taller, cierro los viejos portalones y siento una especial intimidad, una soledad creativa y sosegada..., pero está tarde esperaba a Jaime Fabra y por eso los portalones se habian quedado abiertos, dejando pasar al frio, dejando que la noche se asomase y permitiendo que alguien observase desde la calle, ya bajo la luz  acervezada de las farolas.

 

  Estaba lijando las patas que acababa de tornear y he alzado la vista fugazmente, entonces le he visto, él me observaba curioso, con la mochila colgando de su espalda y esperando a que sus padres sacasen del coche a su hermano pequeño, imagino que viendo la nubecilla de polvo envolviendo la pata, o puede que las virutas que saltaban cuando le daba forma con la gubia..., pero era la misma imagen, los ojos puros, la mirada franca e inocente de un niño mirando algo que le llamaba la atención.




2 comentarios:

  1. Contrataló de aprendíz becario, seguro que aprendía bien el oficio.
    Bonitas patas torneadas ¿que te traes entre manos que pueda llevar ese estilo de patas? Ummmm misterio....
    Un abrazo Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Clara....., ¿sabes...?, Jonatan miraba curioso...., pero no te puedes imaginar cual es su verdadera pasion............, Michael Jakson y su forma de bailar, su musica....., eso es lo que chifla al chiquillo, pero por lo menos, durante unos instantes se quedó hipnotizado con esa pata que giraba y giraba.
      Y bueno Clara, no hay mucho misterio esta vez, son las patas de una banqueta que irá tapizada en capitoné y que me medirá 1.60 por 43 de ancha y 45 de alta....,me dibujaron esas patas con cuatro rayas y eso es lo que hay.
      besossssss creativa infatigable...¡¡¡¡

      Eliminar