lunes, 16 de marzo de 2015

SE LLAMARÁ AVALOR Y SE VESTIRA PARA MILÁN.






 Compacto y voluptuoso, recuerda a la obra de Botero, formas curvas que engordan y que se apoyan entre ellas, tangentes que  corren en paralelo......... y alguna vista que también evoca a un Sherman, aunque es posible que esa comparación con el mítico carro de combate norteamericano solo tenga cabida en mi cabeza y en mis recuerdos de que adolescente fascinado por la Segunda Guerra Mundial, quizás por eso paso de verlo como un tanque a verlo como una casamata de la Línea Maginot o como un bunker que surge grisáceo y petreo sobre le verde campiña.


 


  El nuevo sillón Avalor es pesado y macizo, sus reposabrazos pueden parecer amplios pasos de rueda de los automóviles clásicos, también evoca las rechonchas formas del sillón Bugatti...., pero pese a todos esos supuestos parecidos, las formas del Avalor atraen y creo que gustan.
   Brota ante los ojos como un megalito tallado pero repleto de mullida hierba....



 




4 comentarios:

  1. Es precioso, me gusta hasta el nombre!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii..., a mi también me llamó la atención el nombre, y bueno, parece que quedará chulo.

      Eliminar
  2. Precioso. Vestido quedara como este gatito rechoncho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja...., como uno de los gatos de Botero, la verdad es que tiene originalidad y transmite eso mismo, un aire de gato orondo y ronroneante.

      Eliminar