miércoles, 18 de febrero de 2015

THE PELIKAN OF FINN JUHL..., ROZANDOLA.



  
 
 
 
    Si el esqueletero extiende la mano casi que roza las líneas primigenias de la Pelicano de Finn Juhl, la mira y sonríe, es cierto, le recuerda a ese icono olvidado del genial danés, de ese arquitecto que diseñaba sofás, sillas y sillones de formas y líneas personalísimas, ligeras, especiales, fluidas, orgánicas. Unos modelos entre los que la Pelicano surge distinta y diferente, bajita y chaparra, reclinada, demasiado atrevida para los años 40 y demasiado rara para los tiempos actuales.
 

 
 
   La Pelicano se aleja de los finos torneados de Juhl, de las tapicerías pretas y de perfiles limpios, se aleja de la madera vista y de los óvalos..., la pelicano no parece un diseño de Juhl y mira al Poeten sabiéndose mas cercana a él que a la silla numero 45.

2 comentarios:

  1. Hola Pedro.
    ¿Cómo va esa vida?, ya te habrás dado cuenta que me he dejado a un lado durante una, que ya va siendo larga, temporada... a ver si retomo teclado que se me va a olvidar encadenar dos frases seguidas...
    Al ver estos esqueletos he tenido que parar un rato, creo que ya te lo dije el día del estreno y es que me gustan sus líneas y formas, se antoja cómoda de lectura y cafelito.
    También estoy en la necesidad de comentarte otro posible acabado de cara al tapizado (hay que barrer para casa, ya sabes ;), la barra baja del respaldo podría "integrarse" en el respaldo, enrasando con los ballestones de éste, creo que el tapicero podría ganar tirada más fácilmente que disimular su grueso a la hora de emparejar con lateral del asiento y el propio respaldo... pero, ya sabes, no me hagas mucho caso, seguramente tenga su razón de ser tal y como está y yo esté discurriendo más allá del tiesto, jeje...
    Bueno Pedro, ya perdonarás mi gallardía, vale?... que el aburrimiento es muy malo ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eissssssss Tapestry....¡¡¡¡¡, ya te he pillado la idea y dese luego quedaría toda la curva interior mas homogénea y encima es una modificación fácil, no hay que modificar plantillas. Lo malo de estas cosas Tapestry, es que haces dos armazones para una clienta ilusionada y después no haces ni uno mas, y todo ese proceso de mejora del producto se queda a medio camino y en este caso es una pena, porque la butaca es impresionante y te aseguro que si te tomas un café sentado en ella...., repetirías café, quizás tocado con algo de alcohol para empezar a soñar, a divagar, a dejarte llevar como si fueses en el pico de un pelikano.......

      Eliminar