martes, 12 de enero de 2016

UNA SILLA INSPIRADA EN LA SERIE CONTOUR DE GRANT FEATHERSTON.




   
      El R-160 curvo no va a estar solo, José Luis me pide seis sillas a juego de ese sillón que poco a poco se ha hecho un hueco en mi corazón y en mis sentimientos.
    Algo está cambiando a mi alrededor, quizás sea una percepción demasiado optimista, quizás sea una percepción anhelada o deseada, pero me da la sensación de que mi trabajo empieza a darme un placer diferente al del dinero, que no es abundante ni mucho menos. 
 

 
 
   El taller se está convirtiendo en mi verdadero hogar, en un lugar donde surgen piezas, donde se crean objetos inanimados que poco a poco me llenan de vida. Se está convirtiendo en un refugio, puede que en un cubil o en una madriguera, puede que en una cueva..., no lo se, pero mi padre hizo mucha vida en él, casi todas mis hermanas nacieron en esa planta baja..., es posible que se esté convirtiendo e el centro de mi universo.
   Y Joa dijo al ver esa foto..., " parece que te la haya hecho un angel..."

2 comentarios:

  1. El dinero no lo es todo, hace la vida mucho más cómoda pero hay otras cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si Bea, el dinero sirve para pagar recibos, para pagar lo que compramos, para hacer frente a los impuestos..., todo lo que pase de ahí..., es usura o pasión por el dinero, en ese momento deja de apasionarte lo natural, lo autentico, lo emocional.

      Eliminar