viernes, 26 de julio de 2013

UNA BUTACA PARA SOÑAR.












    El cuarto conde de Chesterfield jamás habría ordenado construir esta butaca, incluso puede que hubiese mandado desterrar al ebanista que hubiese osado fabricar semejante pieza, demasiado atrevida con su capitoné amarillo y demasiado descarada e insinuante con ese respaldo tan inclinado y tan poco serio que invitaba a soñar, a quedarse sumido entre ensoñaciones mientras se sujetaba una copa de brandy y se observaba la llegada del otoño desde los ventanales de la mansión, se podrían ver caer las hojas, se podrían ver las praderas cubiertas de un ocre marchito que los vientos del norte removerían. Una podría adormilarse entre el crepitar del fuego y quedarse viendo los artesonados de los techos o los oleos de los nobles y afectados antepasados, que jamás perdieron la compostura, para eso ya estaban los Chesterfield de respaldos bajos y rectos...., por eso le gustaba esa butaca, porque podia fumar y relajarse en esa postura tan poco recomendable y poco decorosa para una mujer de su linaje.
   El cuarto conde Chesterfield jamás habria ordenado construirla, en todo caso quemarla, pero a David le fascinó cuando dió con ella rastreando por la red.
   - Me encanta Pedro, quiero que me la hagás.
   - Solo servirá para echar una noble siesta..., lo digo por la tirada del respaldo.
   - Por eso me gusta, porque es distinta -responde David- ¿cuando la tendrás...?.
   - Bueno..., cuando venga de darme una vuelta con Duna empezaré con ella..............  









13 comentarios:

  1. Jajaja, seguro que el Conde de Chesterfield se asustaría también al ver los cinco caballos y pico, no solo de la butaquita.
    Pero a la Condesa de Paises Lluviosos que firma este escrito, aunque le gusta más los cinco caballos y pico, no desprecia para nada la butaquita, lo contrario, le encanta!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la Condesa de los Paises LLuviosos...., aquí un vasallo y servidor la montaria gustosamente a la grupa de Duna, pero sin casco, para que me susurrases al oido todas esas correrias y aventuras que viviste en tu juventud.
      Beesooossssss....¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡....,aunque también molaria tener dos de esas butacas para reposar con la copa de brandy en la mano,escuchando y dejando volar la imaginación en medio de los vapores etilicos.

      Eliminar
  2. No deja de sorprenderme como eres capaz de recrear cualquier cualquier cosa,descontando adecuadamente los rellenos.En otro país,la cola en tu taller sería más larga que la del INEM(el INEM de aquí claro)
    La butaca,fabulosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oscar...,que no te sorprenda,tan solo es la experiencia acumuladay asún así los tropiezos y las meteduras de pata son constantes, pero es un tipo de trabajo que te mantiene despierto y te obliga a calentarte la cabeza...., aunque a veces fatiga, joer.
      A veces ya tengo cola en el taller.............,de vecinosssss...¡¡¡¡¡.
      Un abrazo muy fuerte Oscar...¡¡¡¡¡

      Eliminar
  3. Que artista eres Pedro. Corroboro la opinión de Óscar, eres un profesional como la copa de un pino!. Preciosa moto, creo que tiene algo de envidia de la butaca.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que te guste Duna....,aunque no es nada comparable a vuestra BMW, Duna es consciente de que es una "yegua percherona" que le cuesta frenar y girar, como a todas las custom...., pero a mi me gusta montarla y pasearme con ella, sobretodo cuando voy a cobrar a los clientes,la dichosa Duna se ha convertido a un autentico azote, je, je, je.
      Abrazossssssss.............¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

      Eliminar
  4. Que silla tan bella!!! Es digna de una condesa, marquesa, princesa o Reina....Parece una acertada combinación entre un Chester y un Voltaire. Bellissima !!!
    Además de hacerle "la pareja" debes hacer para cada una su reposapies; asi, los personajes, pueden adoptar una mejor posición fisiológica de descanso y tomarse tranquilamente el brandy (con este calor, va mejor un Martini con mucho hielo y limon valenciano...)y los cigarrillos pueden ser Chesterfield
    Abrazos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marga...¡¡¡¡¡, comparto tu opinión, ha salido una bella butaca, por cierto, David ya me insistia en que también queria una banqueta a juego para hacer eso mismo que sugieres, para relajarse por completo oyendo el tintinear del hielo y viendo escapar las volutas de humo de ese pitillo Chesterfield...., que desde luego no podría ser de otra marca...., por cierto, a esas volutas de humo se las llevaria la brisa de levante........................
      Beesoooosssss...........¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

      Eliminar
  5. No puedo esperar hasta la hora de la siesta, me tomo un vermut a meda mañana.
    Precioso trabajo, como siempre.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dana... ¿y quien ha dicho que tienes que esperar hasta la siesta....?, venga ese vermut con un Martini helado tocado por una aceituna verde, hueca y sabrosa.

      Eliminar
  6. Desde luego que es para soñar! en la primera imagen la he visto flotando, apoyada sólo sobre sus patas delanteras, por un momento he pensado.. mira que es chulo Pedro!! hasta sin patas la va a hacer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Primera Mujer..., bien podría sujetarse tan solo con las patas delanteras, el efecto flotante se conseguría con los vermuts, con las copas de brandy,con los cigarros Chesterfield o con cualquier otro tabaco, de esos que se lían y que huelen a aromaticas hierbas...., en ese momento seguro que flotariamos......,

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar