domingo, 20 de julio de 2014

EL CAMINO DEL ESQUELETERO, EL CAMINO DE PEDRO.






 Quizás fueron demasiados años siguiendo la senda de papá, siguiendo su mismo camino, imitando sus gestos, casi tratando de sustituirle en mi familia cuando él falleció, pero tarde o temprano las personas debemos de tomar nuestro verdadero camino, debemos de decidir por donde queremos ir. Es en ese momento será cuando empezaremos a saber quienes somos realmente y cuales son nuestros verdaderos anhelos.
  Han ocurrido cosas en los ultimos años, la crisis me ha dejado demasiadas cicatrices para que pueda olvidarla, ahora que parece que tengo mas trabajo, pero realmente no es el trabajo en si, es el tipo de trabajo que estoy teniendo y el camino que estoy siguiendo lo que me está haciendo pensar y reflexionar sobre mi propia vida.
  La semana pasada me llamó un clienta nueva, Pilar, asi se presentó, le habia dado mi numero Plácido, de Maderas Hispania y me preguntaba si me podía enviar por mail los planos de unos modelos nuevos que tenían que hacer, pero eran modelos completamente tapizados y ellos eran silleros y ebanistas y ese tipo de encargos les robaban muchas horas.




  Recibí los planos de Pilar y le hice los dos modelos, apenas si hubo que hacer unas pequeñas rectificaciones y mi nueva clienta sonrió satisfecha,  e incluso me pidió que diese una pequeña charla a sus montadores para orientarles en como fabricar esqueletaje para acabos en tapizado completo.





   Realmente no fue necesario, cuando visité la nave de Pilar y vi a sus montadores trabajando en una serie de sillones, le dije.
   - Tienes unos buenos montadores, lo unico que tendrán que hacer es aprender a manejar la grapadora de esqueletero.
  Salí de la nave de Pilar satisfecho,  poco a poco encontraba el camino, el mismo que recorrria con mis perros por el monte o el mismo que rodaba sobre mi bicicleta de montaña, el camino era fabricar por encargo, el camino era mostrarme claro y franco ante mis nuevos clientes, el camino era desmontar una fotografia y convertirla en algo real y tangible, como el Wing Chair o como la butaquita que Paco Iborra me envió por mail.

 







  - Pedro, el decorador quiere una...., ya se que una es como nada -se lamentaria Paco.
   - No te preocupes, Paco
 La ruta era esa, aplicar lo que aprendí de mi padre y aplicar lo que estaba aprendiendo en los ultimos años. Creer en mis pasos y seguir caminando, seguir abriendo trocha hacia donde me guiasen mis principios, a solas o en compañia de la rehala, en compañia de mi manera de ver y vivir la vida.




   

   
 

3 comentarios:

  1. Buena decisión, y según mi opinión ; la correcta !
    Suerte.
    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dorita....., y si algun dia en el camino aparecen algunas vacas...., pasaremos delicadamente entre ellas...., tu ya me entiendes.

      Eliminar
  2. Jajaja, pues si, y si no nos vemos capaces.... buscaremos ayuda !
    bss

    ResponderEliminar